jueves, 19 de junio de 2014

RECETA PARA UN ROMANCE FRUSTRADO

Para prepar un romance que pinte muy bien pero que después se quede en nada, necesitará:

Ingredientes:

  1. Miradas azucaradas.
  2. Risas tontas.
  3. Insinuaciones encubiertas.
  4. Acercamientos presuntamente inocentes.

Preparación:

  1. Planificación mental hasta la cuarta cita, como mínimo. Otra posibilidad puede ser planear la boda y tener el nombre elegido de los futuros hijos, pero esta opción es prescindible de momento hasta que se familiarice con el procedimiento.
  2. Coincidir espontáneamente en un transporte público, tanto la guagua como el tranvía son buenas opciones. Elija la que más le guste o la que menos tiempo le haga perder.
  3. Posteriormente, se procede a quedar para hablar pronto con objeto de poder seguir afianzando las bases y dar lugar a una de las citas en el primer plunto planteadas.
  4. Finalizar la receta resignandose a que jamás acepte su solicitud de amistad del Facebook y no le de su número de teléfono.

miércoles, 18 de junio de 2014

AMOR EN SU PUNTO

El amor es como un bistec, con tres estados de cocción: amor de vuelta y vuelta, amor en su punto y amor bien hecho. Luego ocurre que somos tan polillas que acabamos incinerados, es decir, amor carbonizado. Y eso, no hay idealista ni lujurioso que se lo pueda comer; si hubiera omeoprazoles para el corazón y antiácidos para el alma, enamorarse sería mucho más seguro. Se necesitaría un buen chubasquero que proteja de dardos envenenados con palabras hirientes, para que resbalen y no penetren en nuestra piel. Y puestos a seguir preparándonos para esta épica y peligrosa aventura, unas buenas botas para los terrenos pantanosos y salvajes, también un buen flotador para no ahogarnos en charcos de lágrimas color hard pain. Ahora podemos coger una maleta y llenarla con sueños, prototipos, canciones amor por dedicar y libros románticos para tener algún ejemplo del tipo de lovestory que nos gustaría vivir. Solo queda echarse a andar por ese mundo impredecible pero inevitable. Porque en el amor no hay peor villano que uno mismo.

domingo, 11 de mayo de 2014

He tenido mil ideas, mil rayos efímeros que iluminan una noche de tormenta y el tiempo me ha encontrado con los ojos brillando y la historia reflejada en la cara. Y esas posibles novelas que hay que leer, los best sellers que inundarían las librerías, los premios Planeta y los futuros clásicos universales han perecido antes de desarrollarse. Pasan tan rápido por mi cabeza que no me dejan apresar ni el inicio ni el final. Me queda un eco con forma de huella, la sensación de que una historia pasó por mí pero que nunca se quiso quedar. Hay todo un campo de fósiles de cuentos que no se podrán contar. Indecisa, inconstante, excesivamente exigente. Triste crónica de una abortadora de historias.

PIXIE DUST.

Faith. 
Trust. 
And pixe dust. 
Los ingredientes del complejo de Peter Pan, el remedio para los cosas que no quieres olvidar. Las vivencias son el elemento misterioso de las células, nos dan forma y nos hacen ser lo que somos. La historia es cíclica, vivimos siempre los mismos momentos, quizás con otras ropas y otros aparatejos en las manos. Muchas veces se vuelve al mismo lugar. Tú y yo deambulamos por dos espirales. Vivimos y nos maravillamos, dormimos cada vez y siempre estamos ahí, dejándonos llevar por esos círculos, diciéndolo todo solo con saludar. Ni mil lenguajes frikis lo podrían definir. Algún día, nuestros destinos se entrelazarán definitivamente, convergeremos en un mismo punto; entonces todo cobrará forma y fondo. Los libros llenarán las estanterías, la música recorrerá los pasillos. Tú y yo estaremos volando hacia Nunca Jamás. Sin más estrellas a la izquierda y siempre jugando con el amancer. Nunca hemos tenido retorno, perdámonos en Barcelona porque solo se puede ser artista en París.

martes, 1 de abril de 2014

Se solicita cincha disfrazada de persona que ayude a mantener los pedazos en su sitio y que el cuerpo no se desplome.

jueves, 6 de febrero de 2014

Sabía que algo iría mal. La cerradura de la puerta de entrada de su casa cerraba hacia la derecha y abría hacia la izquierda. Las llaves de los grifos estaban mal conectadas, de donde debía salir agua fría salía caliente y viceversa. El felpudo lo tenía dentro, tras la puerta, en lugar de en el exterior dando la bienvenida. Se tapaba con la sábana bajera, todas las sillas eran distintas y la nevera estaba llena de cosas que no comía. Pero fue mirar sus ojos y tuvo la certeza de que no había nada más coherente que su corazón.

lunes, 20 de enero de 2014

DESEO EN UNA CAMA DESHECHA



Encuentro besos, caricias y lengua
todos mezclados en la cama,
la coherencia es una cosa ardua
cuando tu piel me reclama.

El agua me la bebo de tus poros.
¿Por ti? Reescribo el abecedario
Tus gemidos son mil coros
Que paralizan el calendario.

Resulta que la perversión,
esa denostada cualidad,
la declaro mi diversión,
hagamos pues alguna maldad.

Adelante con ese plan trazado,
que tus manos me muestren
todo mi deseo por ti cazado
y ya puestas, que nos olviden.